Sant Jordi, la leyenda


Joan Amades en su costumario catalán, situaba la leyenda de Sant Jordi en el pueblo medieval de Montblanc. Gracias a la colaboración del Ayuntamiento y la Asociación de la Leyenda de Sant Jordi de Montblanc, se pudieron recrear con imágenes nuestra leyenda más internacional. Cientos de figurantes y muchos medios técnicos y humanos hizo posible esta gran producción, la primera del mundo sobre Sant Jordi. Paralelamente se hizo un cortometraje aprovechando la iniciativa y se presentó en el Centro Cultural del Born de Barcelona.